jueves, 21 de enero de 2016

Lleyton Hewitt: el adiós a la raqueta.

Fuente


En este primer Grand Slam del año, Lleyton Hewitt (Australia) pasó la primer ronda tras vencer a James Duckworth(Australia), pero no pudo ir más lejos. Cuando se enfrentó a David Ferrer (España), este lo derrotó en un partido lleno de emociones encontradas, durante el cual recibió una advertencia del juez de silla Pascal María por haberlo insultado. Ferrer se llevó la victoria 6-2, 6-4 y 6-4, pero los aplausos de las quince mil personas allí presentes fueron para el australiano. Su rival contó luego a la prensa:

"Es un día triste, porque se termina la carrera de alguien que fue un ídolo para mí, un jugador fantástico. Es una noche especial para mi carrera haber estado en el último partido de Lleyton, que luchó hasta la última pelota, como siempre. Nunca tuve ídolos, pero él sí lo fue, y es del único jugador que tengo una remera firmada en el museo de mi casa"
Al finalizar el partido, el español felicitó a Lleyton por su carrera abrazo por medio, quien le estrechó la mano antes de volverse al juez para disculparse. Para Hewitt fue el último partido, pero está lejos de estar en el final de su carrera. Luego de infinidad de operaciones por lesiones, entre las cuales figuran dos en su cadera por ambos lados, decidió retirarse de la cancha para comenzar a jugarla desde afuera: asumirá el cargo de capitán para el equipo de Copa Davis.

Hoy en su despedida se dio a conocer un video muy emocionante que le fue dedicado por Roger Federer, Rafael Nadal, Andy Murray, Novak Djokovic y Nick Kyrgios, lleno de palabras de aliento para el futuro que le espera y de reconocimiento por su gran juego. El número 1 mundial durante 80 semanas se va con 30 títulos en la mochila que incluyen el US Open 2001, Wimbledon 2002 y Copa Davis en 1999 y 2003:

"Me encanta que el público me anime y me quiera, significa mucho. Fue un orgullo jugar y retirarme en esta cancha. Siento que dí todo lo que tenía, que ya no podía pedirle nada más a mi cuerpo, al que llevé hasta el límite. Este es un momento extraño, en el que a uno se le vienen muchas cosas a la cabeza, pero siento que me voy a mi modo"