sábado, 5 de marzo de 2016

86 años de magia

Fuente

A la hora de investigar para realizar esta nota sólo se encontraron cosas positivas de este personaje. Un hombre de hermoso carácter, buen humor y peculiares pantalones. Sí, hablamos de Bud Collins. La estrella del periodismo en el tenis falleció el pasado 3 de marzo con 86 años de vida y una extraordinaria carrera que lo convirtió en leyenda.
"A lo largo de su carrera hizo compatible la seriedad y el rigor con la amenidad. El colorista vestuario y la profesionalidad con la que reinaba en todas las salas de prensa del mundo era reflejo de su forma de entender, vivir y hacer vivir el tenis: jovial, ameno, sorprendente y divertido, pero también exacto y riguroso."
Así lo describía Marca en su nota por la triste noticia. Es que Bud dejó tras él una forma tan peculiar de hacer periodismo deportivo que no pasará al olvido para ninguno de los que conocieron su trabajo.
Era parte del Salón de la Fama y mundialmente reconocido por su atuendo de pantalones coloridos y extravagantes. Maravillas se habla de su cortesía hacia sus pares: siempre intentaba recordar a todos por su nombre de pila e incluso intentaba saludar a la gente en sus idiomas nativos, aunque tal vez no pudiera hacerlo con demasiado éxito.
Este deporte le debe a Bud una inmensa parte de su fama, siendo él en gran parte quien lo sacó a la luz cuando pasaba totalmente desapercibido. En palabras del columnista deportivo Mike Lupica, "ninguna figura mediática fue tan importante para un deporte como lo fue Bud para el tenis" (New York Daily News).
La Asociación Internacional de Periodistas de Tenis entrega hace más de cinco años el "Premio Bud Collins" y desde el año pasado, la sala de prensa del US Open tiene su nombre con una placa que reza:
"Periodista, Comentarista, Historiador, Mentor, Amigo ."