viernes, 29 de enero de 2016

Murray: un pie adentro, un pie afuera

Fuente


La novedad del día no es sólo que Andy Murray (Gran Bretaña) se haya ganado un puesto en la final luego de haber dejado abatido tras cinco arduos sets a Milos Raonic (Canadá) por 4-6, 7-5, 6-7 (4-7), 6-4 y 6-2, sino que ahora ha sembrado la ansiedad entre todos los seguidores del mundo del tenis: está en la final, pero no se sabe aún si va a participar en ella.

Probablemente te preguntes qué es lo que podría mantener a Murray alejado ante la posibilidad de llevarse a casa un título Grand Slam, y sería una pregunta adecuada. Especialmente cuando hablamos de un número dos que ha llegado cinco veces antes a la final de este torneo sin poder llevarse la gloria a casa. Lo que muchos no saben es que, en caso de que no pueda jugar el domingo, se estará llevando la gloria igual: Murray espera la llegada de su primer hijo ese día:
"Sería decepcionante no poder jugar la final si llego, pero estaría mucho más decepcionado si gano el Abierto de Australia y me pierdo el nacimiento de mi hijo. Mi hijo y mi mujer son más importantes que un partido de tenis"

Djokovic, rival y amigo de Murray, comprende la situación por completo, visto que se encontró envuelto en la misma en China hace dos años:

"Si yo fuera Murray también dejaría el torneo por el nacimiento de mi hijo"
Ante la situación, las prioridades han cambiado: esta final no lo es todo en la mente de Murray.