lunes, 18 de enero de 2016

Argentina en Australia

Fuente

A la hora de representar al país al otro lado del océano, hay algunos que no necesitan palabras, con la raqueta les alcanza y sobra. Nuestros compatriotas Renzo Olivo, Marco Trungelliti y Federico Delbonis han alcanzado la segunda ronda. Leonardo Mayer no tuvo la misma suerte, pero se va con la frente bien en alto tras haber dejado lo mejor de sí.
Era el debút en Grand Slam para Olivo y Trungelliti, pero no hubo pánico escénico que los detuviera. Olivo dejó sin aliento a Jiri Vesely (Checoslovaquia) en un partido eterno de 207 minutos que logró cerrar en 7-6 (8), 1-6, 2-6, 6-4 y 6-4. Para la ronda que viene se va a tener que enfrentar a Delbonis, pero está lejos de preocuparse:

"Sin dudas es el mejor día de mi vida tenística. Estoy muy feliz, quizás no lo demuestro, pero para mí esto es indescriptible. Los calambres se me fueron en el cuarto y en el quinto set. Tenía que dejarlo todo, no había opción. Traté de dar todo, si era necesario que me sacaran en camilla, por suerte jugué muy bien"
A Trungelliti no le fue tan difícil, aunque igual tuvo que transpirar la camiseta para vencer a Jozef Kovalik (Eslovenia) 6-4, 7-6 (1) y 7-5. Este partido no fue tan extenso, terminó en 149 minutos. Luego jugará frente a Grigor Dimitrov (Bulgaria). Ambos argentinos llegaron con la frente bien en alto, orgullosos de las victorias más grandes de sus carreras hasta ahora.
Para Delbonis más que un orgullo fue un alivio: las dos veces que se ha presentado en el Australia Open, se ha vuelto a casa sin pasar de la primera ronda. Hoy esa maldición está rota, gracias a un partido muy peleado contra Ivo Karlovic, quien si bien le otorgó la victoria por abandonar, no estaba muy lejos del nivel de Delbonis. Los sets que se jugaron fueron tremendos, se los metió en el bolsillo cerrando los primeros dos en 7-6 (4) y 6-4, y en el tercero, cuando el marcador decía 2-1, a Karlovic lo atacó un fuerte dolor en la pierna y debió irse de la cancha. Al final, parece que es como el dicho, la tercera fue la vencida. Comentó el tenista:
"Me sentí bien, saqué bien. Tenía que jugar bien de fondo y esperar las chances. Iba a tener pocas, pero debía aprovecharlas. Era importante no apurarme, sabía que él juega con tu desesperación, con cortarte los puntos"
La suerte no fue tan amiga de Leonardo Mayer esta vez, quien fue derrotado por Dominic Thiem (Austria) en un partido de 186 minutos que cerró 6-2, 7-6 (8-6), 4-6 y 7-6 (7-0).
Ahora queda esperar a mañana para ver como salen Guido Pella y Diego Schwartzman en su estreno australiano.